Publicidad

jueves, 9 de agosto de 2007

Otra vuelta

Una vez dijo un gran filósofo, que el amar de un modo cercano, tirante, agarrando a la persona que amas es bonito, pero el auténtico amor se refleja cuando se abren las manos y se suelta libremente al ser amado; y es que, en ese momento, es cuando hay que descender de la más alta cima, de los riscos más elevados, yermos, en los que sólo hay hielos perpetuos y fantasmas, hasta la profundidad más recóndita del espíritu para entender de verdad ese amor, y es que, es mucho más fácil combatir contra las bestias y los fantasmas presentes en la subida a la gran cima, que enfrentarse con las propias profundidades de uno mismo, esas bestias si que dan miedo... esa conciencia si que tiene una buena dentadura, no como en la cima, que está helada de frío, y, ¡qué buenas dentelladas pega!, y, ¡cómo se sienten de dentro esas dentelladas!..; y es que, adentrarse en uno mismo tiene muchos inconvenientes, ni el más valiente, ni el más preparado, tienen el valor y la preparación suficiente como para enfrentarse a lo que realmente saben, y a lo que realmente son, y es ahí donde radica la dificultad de esta empresa, y, cuanto más bajas, más oscuro está, y bestias más horribles te vienen a visitar, ¡eso si que es una lucha sin descanso!, y no en la cima de la gran cumbre, ¡con los fantasmas por lo menos se puede razonar!.
Y, ¡ay, donde están mi águila y mi serpiente, mi voluntad y mi inteligencia, que tan fielmente me acompañaron hasta la gran cima!. Mi águila me dijo que no podía volar por debajo mía, tan sólo podía hacerlo por encima, ahí radica su grandeza, y su debilidad, mi serpiente, ser inteligente donde los haya, se quedó guardando la madriguera, y aquí estoy sólo, con la única meta de conocer y saber mejor que ocurrió para bajar tan rápidamente de esta altura magnífica, espero que las bestias me den pistas al menos, sería todo mucho más rápido...

Este filósofo también dijo que era de virtuosos regalar, con las manos abiertas, llenas de presentes, a todo el mundo que los quisiera, incluso a los indeseables, que iban robando las minucias que caían al suelo, ya que el ser regalados así les traía una mayor satisfacción, pero la verdadera virtud consistía en regalar con pudor, y en saber cuando cerrar las manos, y desaparecer, entre la bruma, para aparecer al cabo de un tiempo otra vez con las manos colmadas de presentes, esperando que los regalados hayan aprendido algo por si mismos; así pues, me pregunto si las bestias de mis profundidades querrán los presentes que les traigo, sin rencor ni maldad, si habré tenido el pudor suficiente, como para regalar algo que llene el espíritu de alguna, y luego desaparecer, para ser regalado, para entenderme un poco mejor...

No es tarea fácil en la que me veo enfrascado, nadie dijo que lo fuera, pero tengo que averiguar de donde ha sacado mi conciencia esos dientes tan fuertes, y, por lo menos, hacerme con otros iguales para poder plantearla algo de resistencia. Así que fácil, no es, ni mucho menos, ni tampoco es difícil, tan sólo es necesario...

6 Deja tu comentario, no cobro ;):

NiCk_ dijo...

Suerte en tu valiente aventura y ya nos contarás si lo consigues... y cómo, que siempre una ayudita nos viene bien xD

Salu2!

Sr.DelGaS dijo...

Todo lo que aprenda quedará por aquí plasmado, y si le sirve a alguien, mi recompensa será doble.

Asias rey ;)

Mae dijo...

Es muy importate analizarnos y conocernos a nosotros mismos. Nunca sabemos lo que somos capaces de llegar a hacer hasta que no se nos presenta un momento en el que necesitamos llenarnos de fuerza para salir adelante.
Suerte en todo lo que te propongas, y yo tb te ofrezco mi mano por si la necesitas. Un beso

Sr.DelGaS dijo...

Weno, para conocerse a uno mismo hay que ir a pasadizos que están echos a la medida de uno mismo, no cabe nadie que no seas tu mismo, así que las manos en esta búsqueda no valen mucho, eso sí, tendré el móvil encendido por si acaso ;)

NiCk_ dijo...

Si te pierdes siempre podrás hacerte una perdida xDDDD

Salu2!!

Sr.DelGaS dijo...

Estas hecho un crack rey :P