Publicidad

lunes, 20 de agosto de 2007

RE - invención

Continué caminando por mi montaña, como una mañana más, ya veía con claridad; es curioso, algo que hace tan poco tiempo parecía tan tétrico comenzaba a tener tintes de la más inocente belleza, los animales del bosque ya comenzaban a sacar la cabeza por encima de los arbustos, más con curiosidad que con miedo; parece que me voy acomodando a este sitio...

Después de un largo rato caminando, vislumbré un lago, en una depresión, cerca del valle, y me dirigí hacia allí para beber un poco de agua; no parecía que hubiera bestias salvajes por la zona, aunque por aquí nunca me había aventurado; era una bella estampa ver el agua con esos tonos negros y azulados, rodeada de arbustos y, un poco más retirados, comenzaban a aflorar los árboles...

Fui con cautela, pero la sed me iba venciendo poco a poco, cuando llegué a la orilla, miré a ambos lados, me arrodillé y, al mirar al agua, no pude más que soltar un gemido sordo, miré nervioso hacia todas las direcciones, pero no había nadie, estaba yo sólo...

Giré otra vez la cabeza hacia el agua, despacio, cada vez más despacio... ¡ahí estaba otra vez!, me quedé paralizado nada más verlo...

Al cabo de un tiempo, comencé a recuperar la cordura, al principio me resistía ver lo que se reflejaba en el agua, hasta que al final comprendí... ¡¡era yo!!, ¡¡en eso me había convertido!!.

Me quedé un rato contemplándome, y pensando.. ¿cómo he podido llegar hasta esto?, ¿cómo he podido convertirme en esto?, pero, si miraba más de cerca, súbitamente comprendí, que era una segunda piel, así que sólo había que frotarse bien para que saliera, y así hice, me metí en el lago, y en sus aguas me froté y resquebrajé mi nueva piel, ahora comprendía porque me miraban raro los habitantes de esta montaña... si yo hubiera visto un monstruo tal, hubiera salido corriendo... estos tan sólo se dedicaron a ocultarse en sus casas, deben estar más acostumbrados que yo a ver a personas enmascaradas...

Al salir, me volví a mirar, ¡¡cómo había cambiado!!, volvía a ser el mismo, volvía a tener ese brillo en la mirada de los que están iluminados por dentro, vi a un ser misterioso, oscuro, y a la par jovial, con la inocente jovialidad de un niño, sin preocupaciones, sin tapujos y sin tabúes, un ser que juzga sin miedo a represalias, que corre por los acantilados sin mirar lo que le espera abajo, un ser, que se dedica a disfrutar cada momento que tiene en sus manos, antes de que se escape y se convierta en uno más para el recuerdo...

Me miré de arriba a abajo, y pensé -no está mal el resultado, aún falta para desprenderme de esta segunda piel del todo, pero hoy hemos hecho un gran trabajo, tendré que venir aquí más a menudo. - y volví a la aldea, a enseñarle mi cambio a todos los que allí se encontraban.

4 Deja tu comentario, no cobro ;):

NiCk_ dijo...

El libro para cuando? :P

Salu2!

Sr.DelGaS dijo...

Uix, está muy mal eso de ser escritor en España... las editoriales son muy perras :P

Mae dijo...

Muchas veces, por situaciones de la vida,nos convertimos en lo que no somos y es muy importante darse una buena frota de esa agua de vez en cuando para que eso no pase. un beso.

Sr.DelGaS dijo...

Ya, en eso estoy, desgastando el nanas, menos mal que a uno le da por ver de cuando en cuando. ;)