Publicidad

miércoles, 17 de octubre de 2007

Pasa el tiempo

No termina de cuajar el otoño, busco las hojitas amarillas tambaleándose, y no las encuentro, busco la brisa, o en su defecto el viento frío, y no lo encuentro, busco la lluvia, humedad aunque sea, y tampoco logro dar con ello, los pájaros siguen gorjeando por los tejados y por los árboles, tiene todo un matiz de cálida templanza, e, incluso, en las horas centrales, de bochorno, parece que el tiempo se resiste a cambiar del todo, dando unos días extra de claridad al mundo, ¡incluso todavía hay moscas rondando por casa!, y yo sigo, esperando el frío, la oscuridad, la lluvia y la nieve, los charcos en la carretera que son pisoteados una y otra vez por los transeúntes.

Aún así, mientras el otoño se va abriendo paso, contra viento y marea, y va reclamando su sitio cada vez con más fuerza y más alevosía, yo cada vez me siento más cálido, con más fuerza, más verde, noto que según amarillea y se oscurece todo, yo rebroto y brillo, cada día estoy aún mejor, así que tan sólo me queda esperar sentado a que lleguen los hielos, para así estar aún más resplandeciente, la música oscura del verano ha dado paso a una con alegre belicosidad e inocencia, cada vez me noto más activo, más preparado, y sobre todo, más y más alegre.

No paro de ver con la gente que me cruzo como se van oscureciendo, su fluorescencia va bajando en intensidad según lo hace la luz exterior, son demasiado dependientes de estímulos externos, de aquí a que llegue el invierno se habrán convertido en zombis, lo bueno es que su capacidad sensorial estará tan limitada que no sentirán a no ser que ese sentimiento sea muy fuerte, y aún así lo sentirán muy de fondo, es como si estuvieran hibernando sus sentidos, mientras tanto los míos se desperezan con una agilidad que hacen que esté fuera de mí, luego dicen que soy un bicho raro... tan sólo por ir a contracorriente, bueno, más bien, por ir en una corriente propia, por mis propios senderos, rodeado de nadie o muy pocos, según el momento.

Así que nada más me queda esperar a la llegada del inminente invierno, y esperar que todo ocurra según lo previsto, hasta que llegue a ser un faro entre la niebla invernal, que nadie sabe muy donde está, pero su presencia es innegable, sin embargo según se acerca el invierno se va oyendo más crujidos y chasquidos, propios de la transformación global de semihumanos, es posible que llegue a haber tanto ruido que ni siquiera me oiga, y tenga que marchar lejos, donde no se oigan ni los ecos de estos seres.

Mientras tanto aquí me quedaré, sentado en la acera de la indiferencia, mientras veo cambiar a los seres que habitan las casas al otro lado de la calle, sin prisas, el invierno es larguísimo, y quiero sentir mi calor en todo su esplendor, hasta que me queme por dentro, quiero sentirme abrasado por mi mismo, notar como las lenguas de fuego avanzan por mis venas, como los haces de luz traspasan mi piel, aunque intentaré endurecerla, para hacer de filtro, no vaya a ser la luz tan intensa que más que claridad provoque cegera.

Ya siento los fotones despertando... el momento se acerca...

8 Deja tu comentario, no cobro ;):

helter dijo...

Nen, ¿pero a ti solo te escriben tias o qué? ¿Qué les/nos das?

Firmado: una tía

Sr.DelGaS dijo...

Pues no me había fijado, pero es cierto, los únicos comentarios escritos por un tío son los míos... que sospechoso...

lamaladelapelicula dijo...

Macho, qué envidia me da tu escrito. Qué de fuerza. Yo en otras épocas también era así, voy a intentar recordarme... :)

fdo: una tiarrona un poco ciberenamorada del SeñordelGas

Elbereth dijo...

jajaajja...lo de la risa..es por eso de que solo te comentan mujeres... ¿Será que los hombres no tienen criterio? jajajja..

Bien...Delgas... y yo me me empeño en poner un espacio en tu nombre...en fin... soy de Invernalia...soy del frío, la lluvia, las bufandas... y el viento lamiendo mi cara...Te comprendo..o me creo que te comprendo... El caso es que me identifico contigo... y eso --acertado o no--me hace sentir bien...

Un abrazo.

Sr.DelGaS dijo...

Saludos mala malísima:

Si en otras épocas eras así tan sólo hay que volver a ellas, la fuerza está ahí, tan sólo hay que encontrarla.
Uys una ciberdeclaración, a ver si se me van a poner celosas el resto...

Wenas Elbereth:

Es posible que los hombres no tengamos criterio, es más, es muy posible, me halaga lo que me dices, al final me lo voy a tener que acabar creyendo...

Un abrazo para ti también ;)

Mae dijo...

Parece que el otoño no quiera hacer acto de presencia este año. Quizás esté enfadado por elgo.. yo también lo espero, tanto calor empieza a superarme. aquí llegamos casi todos los días a los 30º aún.
Espero que sigas conservando esas energías. Yo también me he recargado este fnde y ahora no le temo a nada ni a nadie. Besos.

Sr.DelGaS dijo...

Joder.... 30 gradazos... ahí me hubiera quedado espongiforme perdido, mi más sinceros pésames :P

Mae dijo...

ja ja ja ja ja ja, espongiforme!!! j aj aja, joe, como me he estoy riendo. Pero es verdad... Anoche estábamos a 23 cuando me bajé del coche y eran las 9 y pico de la noche.
Besos.