Publicidad

martes, 20 de noviembre de 2007

Madurando

Los días han ido pasando y van pasando, aparentemente sin rumbo fijo, pero, tan sólo, aparentemente, las horas se agolpan a mi alrededor luchando por entrar en mi, no se dan cuenta las pobres que hay espacio para todas; dentro de mi hay mucho espacio hueco, aún, y es que, claro, ese espacio luego lo necesitaré para llenarlo de cosas de las que no me podré desprender fácilmente, a eso me parece que le llaman madurar, aunque hay gente que tan sólo se dedica a almacenar las horas y las horas en sus huecos cuerpos, y, cuando tienen tantas dentro de sí que se sienten pesados, se autoproclaman maduros, está claro que se quedaron a la mitad del cuento, nadie les dijo que las horas hay que expulsarlas por otro orificio paulatinamente para que quepan cosas ligeras e importantes, y; sobre todo, diversas, además, nuestro propio interior es un almacén extraordinario, puede caber cualquier cosa dentro, si bien hay que tener cuidado de no poner en contacto dos cosas que sean demasiado reactivas, pues podríamos explotar como los bichos de los dibujos animados y dejar la estancia perdida de vísceras.

Una técnica para que esto no suceda es poner aquello que es altamente reactivo rodeado de otros que sean, en principio, inertes, para, si explota, amortiguar el golpe, pero para esto hay que ser más ordenado, además, la reactividad de las cosas varía según a las condiciones de uso, es decir, algo tan inerte como un roce con un dedo, en determinadas circunstancias puede hacer que te derrumbes y te rompas en mil pedazos; con lo cual para que esta técnica funcione hay que mirar muy bien los reactivos de los que disponemos en nuestro almacén.

Pero, si os digo la verdad, yo prefiero amontonarlo todo sin ningún orden ni concierto, ya sabéis que me identifico plenamente con la teoría del Caos, pero eso, otro día os lo contaré, y claro, así me pasa, luego resulta que hay debajo de un gran peso cosas muy frágiles que al final, inexorablemente, se rompen, que amontono aleatoriamente objetos contrapuestos que tienden a provocar deflagraciones internas; pero, por otro lado, esta es la única opción de madurar, experimentar que ocurre en determinadas situaciones con diferentes reactivos, para ir pudiendo expulsar las horas y llenarlas de otras cosas, como dije antes, más ligeras, y así no perder ligereza y convertirme en un caballero andante con armadura recia y movimiento extremadamente lento, porque, ¿de que sirve la mejor de tus protecciones, si, para usarla, no te puedes ni mover?, te darán caza de la manera más sencilla, valdrá con una cuerda y un lazo, y ya te tendrán, por eso yo opto por la ligereza de pies y la agilidad de mente, en vez de por la pesadez, si bien, no se debe confundir gravedad con pesadez, es decir, una persona sometida a una gravedad pequeña puede sentir una pesadez tremenda y no poder moverse, si bien, otra expuesta a una gravedad intensa puede sentirse y ser ágil como un gato.

4 Deja tu comentario, no cobro ;):

lamaladelapelicula dijo...

Tienes un talento especial, amiguito. Y aunque yo no soy quién para decírtelo, me la repampinfla y te lo digo, y te lo aseguro.

Con tu post del boli y la espátula me has hecho reír, y con esto me has hecho, una vez más, reflexionar. ¿Tú sabes lo que tienes entre manos? Eres dangerous my friend.

besitos

Sr.DelGaS dijo...

¡¡Saludos mala!!, viniendo de ti, me halaga, la verdad.

Me parece que no sé lo que tengo entre manos... vamos, no puedo ni hacerme a la idea.

Un beso xiquilla

Sara dijo...

No me había leido esto, jejeje.

TE hiperrecomiendo un libro llamado "La insoportable levedad del ser" de Milán Kundera, donde hay dos tipos de personajes:
- Los leves, que pululan y constantemente cambian de lugar y de piel.
- Los pesados que se amontonan unos junto a otros, que se dejan caer como plomos.

Me recordó a esto que has escrito.

(txikillo, ten cuidado que te estás ligando a media web ;))

¡Feliz semana!

Sr.DelGaS dijo...

El libro tendré que leérmelo a ver que tal, lo de ligar... buff... tu ya sabes que o eso no lo trabajo...

¡Feliz finde a ti también, y luego, pues feliz semana! :P