Publicidad

jueves, 11 de octubre de 2007

Libre

Ya se ha escrito mucho sobre esto, y más que se va a escribir, es un tema muy recurrente, sale hasta en los telediarios constantemente, algo tan abstracto que pocas cosas pueden igualar, estoy hablando de la libertad, esa gran paradoja, ya que, cuanto más libres somos, más nos parece que nos falta para ser libres, cuanto más ligeros nos dejan los pies, más cargada notamos la cabeza, pero, además, la gran paradoja de esta palabra es que se basa en la capacidad para elegir entre varias cosas, y, según vas eligiendo una, te vas cerrando tu mismo la puertas para realizar las otras, es decir, por mucha libertad que te den, tu mismo te encargas de ir quitándotela poco a poco, te vas convirtiendo tu mismo en tu verdugo, te vas asfixiando a ti mismo cerrando más y más puertas, eligiendo un camino, que muy pocas veces podemos volver atrás, ya que, la mayoría de las veces la puerta se cierra en cuanto pasamos por ella, de ahí viene la frustración y la desesperación a elegir bien, y lo importante que dicen que es.

Hay otras veces que directamente cedemos nuestra libertad a otra persona, o grupos de personas, por una parte es lo más cómodo, por otra, lo más cobarde, ya que podemos exigir responsabilidades sobre algo que nos pertenece, o al menos, en teoría así es; no es algo raro, delegamos constantemente, en políticos, amigos, familia, pareja... así nos hemos vuelto de cómodos, pero, desde que comprendí esto, no consiento que nadie decida por mi, que nadie me represente, como mucho, alguien cambia el capricho de mi voluntad, pero mi responsabilidad es algo que no pienso delegar, pienso caer con ella una y mil veces, y levantarme dos y mil y una veces exactamente, y si hay tanto ruido que por mucho que grite no me oiga a mi mismo, saldré de allí, y ya volveré otro día.

Porque días es lo que sobra, tiempo, ¿tiempo para qué?, si en la serenidad vivo, si mi mente no tiene horarios, y las noches y los días se los marca ella a su gusto y capricho, las estaciones se van alternando con cada día, cada día es un nuevo capítulo que nada tiene que ver con el anterior, ¿tiempo para qué? si mis sentidos han aprendido a sentir independientemente, cada uno a su aire, y llevar la información a mi cerebro sea cual sea la hora. ¡Qué me importa que ya no quede gente (no personas, gente sin más) en la sala donde se discutía sobre el asunto!, no es con ellos con quien quiero hablar, si no con las personas que aún quedan.

Hasta que me comentan esas personas cual era el orden del día, se estaba eligiendo un nuevo ser todopoderoso, por eso todos gritaban tanto, al final, evidentemente, ganó el que gritó más, al que más le han hecho los coros, el resto, simplemente delegó la responsabilidad en el ser que ellos habían elegido como superior...

Luego dicen que entienden la libertad, que es lo más importante... y ahora vuelvo a comprender porque hace mucho que no me pasaba por esta sala, hasta sus cimientos se quejan de la carga que soportan.

8 Deja tu comentario, no cobro ;):

Mae dijo...

Que interesante tu forma de exponer el tema.. pero no se bien a que te refieres cuando hablas de delegar la libertad...
Imagino que es dejar tu vida y tu tiempo en manos de otro/s, pero eso es una locura.
Tengo que reconocer que a veces, peco yo misma de no saber decir que no y dedicar mi tiempo y mis pocas ganas a algo que no me apetece, pero creo que eso forma parte de lo otro. Pero eso si, siempre de forma libre, nunca obligada.
xDD.
Besos y buen finde!

Sr.DelGaS dijo...

Buenas Mae, como (casi) siempre, la primera.

Delegar la libertad es dejar que otros decidan por ti, que lo hacemos mucho aunque parezca que no.

Un besazo y feliz ¡¡PUENTE!!

Sara dijo...

Bueno, discrepo de algunas cosas como que la libertad sea sólo estar con uno/a mismo/a y tomar decisiones.

A mí me da alas el grupo y no delego responsabilidades, sé estar sin que me merienden mi capacidad de razonar.
A mi incluso el grupo me da alas para ser libre.

Saludos y feliz puente

Sr.DelGaS dijo...

Yo es que debo ser muy poco influenciable, por eso me siento mejor razonando solo que acompañado, pero, como todo, eso depende de cada uno.

Por cierto, ¡un muy feliz puente que ha sido!

Elbereth dijo...

Nunca me he sentido libre. ¿lo he sido alguna vez? Bueno, no sé si es una utopía, como otros grandes conceptos, o más bien es un estado interior. Me quedo con esto último.

Quizá aunque nunca me haya sentido libre, lo sea. Quizá hablo muy cómodamente desde la posición de alguien que nunca se vio privado de su libertad real, física. Que nunca tuve que luchar por mi derecho a expresarme, a pensar, a escribir.

¿Pueden robarte la libertad en una democracia? ¡Por supuesto! O al menos eso creo,es un robo sutil, de guante blanco. El de las dictaduras, es un robo a mano armada.

Cuidate mucho. Un abrazo.

Sr.DelGaS dijo...

Saludos Elbereth:

Quizá sea porque sentirse libre abarca muchos conceptos, y algunos no se parecen en principio nada a la "libertad".

Claro que pueden robarte la libertad en una democracia, y en donde sea, es más, son muy propicios a ello, se tiende a aborregar a las personas en torno a un ideal con muchos colorines que nos deja atontados, como tu has dicho, puño de hierro, y guante de seda, es tan sólo una sutilidad...

Espero verte prontito por aquí ;)

lamaladelapelicula dijo...

Pues yo voy muchas veces, en contra del sueño de todo ser humano, en contra de lo que se ha luchado tanto, en contra de todo esto... Muchas veces me cago en la libertad, y me cago después por haberme cagado en ella. Soy humana, claro. Y pienso pfff cuando una nacía ya siendo doncella o guerrero o geisha... pfff quizá, solo quizá eran algunas cosas mucho más sencillas.

Ahora, te dicen levántate y camina. Y ¿hacia dónde? Ni una pista, ni una sóla pista. Pero bueno en general soy un poco gilipollas con respecto a este tema, además de no tener ni un poquito de narices.

Sr.DelGaS dijo...

Tu lo has dicho, es todo más sencillo si te dicen por donde has de ir, pero claro, queda la otra parte de ver las cosas: ¿y si ese camino que me han enseñado no es el correcto, o simplemente, no me gusta?, pero si que es cierto que todos deberíamos nacer con GPS para no perdernos tanto.